Deportes

La evolución de los Jaguares

Una ratificación de confianza. De esas que sirve para reafirmar lo hecho y potencian el cuerpo y la mente de un plantel en el que cada pieza cumple un rol determinante para impulsar hacia arriba una estructura que, con el correr de los partidos, crece y se solidifica.

Así de clara es la actualidad del conjunto que dirige Gonzalo Quesada, quien fue el arquitecto de esta grata realidad nacional superando lo hecho por Ledesma en la temporada pasada y ampliando una base de jugadores que tuvo nueve debutantes en esta temporada.

Y esa metamorfosis se vislumbra en la gestación de un grupo de trabajo que se identificó con este proyecto, lo adoptó como propio y, si bien transita el camino del paso a paso, buscará sortear el primer cruce de playoffs para meterse por primera vez entre los cuatro mejores de la competencia.

Para lograr ese propósito, será determinante el cruce del próximo viernes ante Sunwolves, ya que un éxito frente a los nipones le asegurará el segundo lugar en la tabla general, evitando a Crusaders y Hurricanes en una hipotética semifinal, y sería un paso clave que lo acercaría a ese objetivo.

Sabido es que la intención del cuerpo técnico, lo expresó el propio entrenador tras el partido ante Sharks, es no correr riesgos en el último juego de esta etapa, profundizar la rotación y por eso les dará descanso a sus principales figuras. No obstante, todo hace pensar que una victoria en casa ante el último conjunto de la competencia le alcanzará para asegurar esa primera meta.

De conseguirlo dará un marcado paso al frente, despojándose de las críticas por su producción en los primeros dos años de competencia y acaparando la atención general de todo el mundo ovalado que ve en los Jaguares un serio candidato a cortar con la hegemonía de los Crusaders.